Volver para Sentir. VS

“Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo,

puede considerarse un maestro”.
Confucio

Volver y sentir que todo huele a algo “familiar” volver y sentir que todo es agradable, volver y verlo todo limpio, encontrarme una ciudad ordenada, sentirme segura, pedirme unas cañas, quedar con amigos, ver sitios nuevos que no estaban cuando me fui, pasear por Madrid, ver los amaneceres y los atardeceres rojos y sentir que estoy de vuelta…

Llegar y que nadie te abrace, llegar y sentirte extraña abrazando a los demás porque te das cuenta que en verdad, aquí, no estamos acostumbrados a abrazar, llegar y dar dos besos más por compromiso que porque sea un acto de afecto, llegar y ver muchos niños y que éstos no tengan la esencia de niño salvaje. Seguir leyendo

Mi corazón tiene razones que mi razón no entiende

El único plan que tenía era ir al festival que se iba a celebrar en la eco aldea Yanapay durante el fin de semana del 17 de Octubre y luego simplemente no tenía nada en mente, lo único que sentía que tenía que hacer era descansar y pasármelo bien, que mi tiempo de voluntariado había terminado y que ahora era un tiempo para mi.

En el autobús hacia Perú  disfruté la sensación de saber que podía hacer lo que quisiera, tenía todas las posibilidades abiertas, sólo tenía que elegir cual me hacía más ilusión y emprender el camino.

Seguir leyendo

Aldea Yanapay

Sábado 13 de Junio. Finalmente llegué a Villa Mágica, hostal en Cuzco, dónde me quedaba a dormir para hacer las semanas de voluntariado con niños en Aldea Yanapay.

Aldea Yanapay es un proyecto en Cuzco dónde más de 60 niños entre 4 y 14 años y 30 voluntarios de diferentes edades van cada mañana y cada tarde a hacer tareas, tutoría, clase de Arte, informática, juegos y a aprender cosas de la vida que normalmente no enseñan en ninguna escuela, Seguir leyendo

Viajar con mis amigas lo mejor que me podía pasar.

Llegué a Cuzco después de mis 15 horas de autobús… y no me dió “el mal de altura” pero estuve 2 días atontada y el malestar de estómago me ha durado casi 1 semana, ya estoy mejor y adaptada. Me habían avisado que tenía que tener cuidado con los taxis y con los alojamientos, que a veces te llevan a otros sitios y no te das cuenta, yo no lo entendía… pero lo viví en primera persona.

Seguir leyendo